El aire

El aire es vital para la vida en nuestro planeta, no solo para la vida del ser humano, sino para la vida de los demás seres vivos.

El aire que respiramos está formado por numerosos gases que habitan en nuestro entorno, estos gases son los que hacen que podamos sobrevivir en el planeta. La composición del aire no ha sido igual a lo largo de la historia, sino que ha sufrido una transformación a lo largo de millones de años, pasando por ejemplo de no existir el oxígeno antes de la existencia de los humanos, a ser la parte más importante de la composición del aire. Esta transformación ha ayudado a que el ser humano pudiera sobrevivir.

Los gases que forman el aire son los siguientes:

Nitrógeno: Es el elemento con mayor presencia en el aire que respiramos. Constituye alrededor de un 78% del aire atmosférico. Es un componente esencial de los aminoácidos y de los ácidos nucleicos, elementos clave para los seres vivos. Además de formar parte del aire, también ocupa una parte de la composición elemental del cuerpo humano, un 3% para ser exacto.

Oxígeno: Alrededor de un 20% del aire que respiramos. Es el elemento más importante para los seres vivos. Es necesario para la respiración, por tanto también podemos encontrar este elemento en el cuerpo humano, especialmente en el sistema respiratorio.

Dióxido de carbono: Ocupa tan solo un 0,03% del aire. Es resultado del uso de oxígeno en diferentes funciones vitales, y es expulsado como resultado de los procesos realizados por el sistema respiratorio.

Agua: El otro elemento vital para la vida humana ocupa un 0,97% del aire. Se encuentra en forma de vapor de agua, pero es difícil estar seguros de que porcentaje del aire ocupa, ya que su aparición depende de donde este situado, siendo mayor el porcentaje a nivel del mar que en la atmósfera.

Otros componentes del aire,  son los llamados gases nobles, una mezcla de un 1% de varios gases, entre los que se cuentan: Argón, Neón, Helio, Metano (uno de los que contribuye al efecto invernadero), Kriptón.

Finalmente es necesario indicar que, la contaminación del aire que respiramos puede suceder de diferentes formas, pero la más peligrosa es la que provocamos los seres humanos. Debido a los avances tecnológicos, cada día se envían a la atmósfera más gases perjudiciales, que son nocivos para el aire que respiramos. Anteriormente la naturaleza era capaz de neutralizar estos gases, pero el aumento de la contaminación en las últimas décadas nos ha afectado la salud de diferentes formas.